Técnicas pioneras que evitan la captura accidental de especies vulnerables

AZTI y Bolton Food

3 de mayo, 2021


La captura accidental de especies vulnerables, como tiburones o tortugas, es una de las consecuencias no deseadas de la pesca de túnidos que puede llegar a representar el 2% las capturas totales.  

Estas especies deben ser devueltas al mar para continuar su ciclo de desarrollo vital y, por lo tanto, es responsabilidad de las empresas garantizar la reducción de esta pesca incidental como elemento clave, junto con el abastecimiento de pesquerías con poblaciones sanas y bien gestionadas, de su compromiso con la pesca sostenible.

En este contexto se sitúa el proyecto desarrollado a lo largo de los años 2019 y 2020 por el centro tecnológico AZTI y la flota de Bolton Food, unidad de negocio de conservas de pescado del Grupo Bolton, con el objetivo de diseñar y comprobar in situ la eficacia de soluciones que permitan evitar la captura en alta mar de especies no deseadas.

Como resultado de esta exitosa colaboración, que ha contado con financiación del Departamento de Pesca del Gobierno Vasco, AZTI y Bolton Food comparten en el Día Mundial del Atún (2 de mayo), el desarrollo del denominado hopper: una tolva situada en las inmediaciones de la escotilla de descarga de los buques, sobre la que se vierte el pescado y que permite una rápida visualización de las especies accesorias para su extracción. El dispositivo lleva anexa una rampa orientada al mar, que permite su liberación inmediata.

“Los hoppers con rampa serán una contribución fundamental a la reducción de la pesca accidental. Impulsar proyectos pioneros e innovadores como éste en la práctica pesquera de los atuneros de cerco, es parte de nuestro compromiso con el cuidado de los océanos y sus recursos”, señala Luciano Pirovano, Director Global de Desarrollo Sostenible de Bolton Food.

Un antes y un después para la industria pesquera

En el estudio han participado un total de tres buques atuneros de cerco de Bolton Food que operan en el Océano Pacífico, la pesquería más grande del mundo. Se trata de los buques Rosita C., San Andrés y Charo. La implicación de inspectores, patrones y tripulación en las pruebas ha sido fundamental para su éxito. Los potentes sistemas de monitoreo electrónico con los que cuentan estas embarcaciones están detrás de la información obtenida para el análisis por parte del personal técnico de la empresa DOS (Satlink).

“La información recogida hasta ahora es muy alentadora, ya que demuestra que gracias al hopper con rampa, más del 95% de tiburones capturados accidentalmente pudieron ser liberados directamente desde la cubierta”, señala el investigador de AZTI, Jefferson Murua.

 

  • Los hoppers con rampa evitan que especies vulnerables accedan de manera accidental desde la cubierta hacia las cubas, donde su liberación es más compleja.
  • Tienen un diseño innovador, ya que cuentan con unas rampas de liberación anexas donde se depositan las especies accesorias que van directamente al mar sin necesidad de manipulación. Esto reduce el tiempo de liberación y minimiza el estrés de los animales, lo cual es fundamental para favorecer su supervivencia.
  • Igualmente, el hopper mejora las condiciones de seguridad de la flota, limitando el riesgo de accidentes al reducirse la manipulación de especies potencialmente peligrosas como los tiburones de gran tamaño.
  •  El estudio también demuestra que la aplicación del hopper no ralentiza la maniobra de salabardeo, evitando pérdidas de tiempo innecesarias que condicionen la calidad del atún.

“Este proyecto es un claro ejemplo de colaboración en el que todas las partes ganamos. La colaboración entre la industria y la ciencia es, además, esencial para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de los recursos naturales a través de la mejora en las prácticas de explotación y gestión pesquera”, añade Daniel Calvo, Director de Flota en Bolton Food.

Como resultado de este proyecto, la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) y el centro tecnológico AZTI han firmado un memorándum de entendimiento para continuar estudiando la eficiencia de este tipo de dispositivos selectivos. Los nuevos prototipos servirán para que tanto empresas de la flota española como otras flotas internacionales tomen ejemplo y vayan incorporando los hoppers dentro de sus mejores prácticas.

“En una segunda fase, y en colaboración con Bolton Food y con la CIAT, estudiaremos la tasa de supervivencia a largo plazo de los tiburones mediante marcajes”, apuntan desde Azti.

 

 

 

Infórmate aquí sobre cómo puedes suscribirte y enterarte de todo.

 

Quizá te interese ver estas noticias relacionadas:

La familia Pascual crea Innoventures para impulsar la alimentación del futuro

Desde Bruselas: Minoristas y mayoristas, pioneros en alimentos sostenibles

 


 


Más noticias de Opinión

Puedes seguirnos


Te Recomendamos


Suscríbete a nuestra revista

Suscripción a 10 números consecutivos de la Revista Alimentaria desde la fecha de la suscripción

portada revista alimentaria Más información

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.Política de Cookies.



Saber más