Nuestro Comité opina: Un sector alimentario solidario

Revista Alimentaria

4 de diciembre, 2020


Miguel Flavián, Fundador GM&Co



La crisis del Covid ha acelerado multitud de tendencias, y también ha acentuado todavía más la distancia que hay entre los segmentos más pudientes y los menos favorecidos de la sociedad.

La caridad y el trabajo de los bancos de alimentos dejaron de ser algo oculto hace ya bastante tiempo en el Reino Unido. En este país hemos pasado casi una década tratando de recuperarnos de la crisis de las subprime del 2008, mediante ajustes en el presupuesto del gobierno que se tradujo en medidas de austeridad y recortes en las ayudas sociales. Estas políticas dejaron agujeros en la atención que recibían los desfavorecidos, y la sociedad civil los trató de cubrir en algunos casos con la creación de bancos de alimentos que pretendían redistribuir comida.

La demanda es tal que ya no se trata de una actividad más o menos amateur y voluntariosa, sino que existe un complejo entramado de empresas que recogen alimentos donados o que no se van a vender, bancos de alimentos que los redistribuyen, cocinas que los preparan para atender a aquellos que no tienen medios, e incluso tiendas especiales que los regalan a los desfavorecidos. La realidad es que, según el instituto experto en cuestiones sociales, Social Metrics Commission, en el Reino Unido viven 14 millones de personas pobres.

El gran consumo aporta un buen número de iniciativas para atajar este problema, desde donar alimentos directamente, hasta dinamizar y canalizar las donaciones de los consumidores, pasando por concienciar a la sociedad de este problema. Un ejemplo de esto último es la reciente campaña de Mars con dos de sus marcas, Uncle Ben’s y Dolmio, donde es tan importante la ayuda directa que donan (£100,000 para poder repartir dos millones de raciones de comida) como la labor de concienciación que realizan: los envases de estas marcas llevan en la parte frontal un cartel prominente que explica el problema y anima a los consumidores a ayudar e involucrarse.

Los supermercados también tienen muchas iniciativas en este sentido. Algunas son permanentes, y paso a relatarles tres de las más recientes...

 

 

 

Artículo completo en Revista Alimentaria 519

Quizá te interese ver estas noticias relacionadas:

Nace el HUB Nacional Digitalización y Vino

Automatizar el etiquetado reduce en un 98% los errores de incumplimiento de la normativa


Puedes seguirnos


Suscríbete a nuestra revista

Suscripción a 10 números consecutivos de la Revista Alimentaria desde la fecha de la suscripción

portada revista alimentaria Más información

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.Política de Cookies.



Saber más