Cannabis, un antiguo cultivo con nuevas oportunidades

Revista Alimentaria

27 de noviembre, 2020


Jason Argyris1, Eliecer Lopez2, Amparo Monfort1,2
1Centre de Recerca en Agrigenòmica (CRAG) CSIC-IRTA-UAB-UB
2IRTA


 

El cannabis (Cannabis sativa L.) es una planta originaria del continente asiático que fue domesticada como cultivo alimenticio hace 12.000 años. Su uso como fuente de producción de semilla oleaginosa y de fibra para hacer ropa, cuerdas o papel estaba claramente establecido en China al menos 5.600 años AC. A lo largo de los siglos el cannabis se ha ido extendiendo por todo el mundo y en las últimas décadas se cultiva de manera extensiva tanto en países europeos como en los EEUU de América.

Además del uso del cultivo para obtener alimentos y fibras, sus flores contienen los compuestos biológicamente activos llamados cannabinoides, que constituyen una parte esencial de los remedios a enfermedades utilizados en la medicina tradicional en muchas culturas. Existen evidencias del uso de cannabis como sustancia psicoactiva en ciertos rituales desde unos 2.500 años AC, lo que sugiere la práctica de reproducción y la selección para el aumento de cannabinoides con estos fines incluso antes de esa época.

Hoy en día, se cultivan diferentes variedades de cannabis en una gran diversidad geográfica, produciendo productos naturales de gran valor aprovechando todas las partes de la planta, como el aceite de las semillas, la fibra (cáñamo) de los tallos y los principales compuestos cannabinoides de las flores femeninas, destacando el tetrahidrocannabinol (THC) que tiene efectos psicoactivos y el cannabidiol (CBD) sin efectos psicoactivo y con propiedades terapéuticas. Todos estos productos tienen una amplia y diversificada gama de aplicaciones tanto en la fabricación de tejidos, papel y materiales de construcción, como en los productos alimenticios y medicinales y su consumo como droga recreativa.
 

El cáñamo industrial y el boom del CBD

Recientemente, el reconocimiento de las ventajas dietéticas y para la salud de las semillas y de los extractos de cannabinoides, combinado con la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente del cultivo de cáñamo, están impulsando el crecimiento del cultivo. En la actualidad, la Unión Europea (UE) permite la producción de cáñamo industrial con el requisito de que...

 

 

 

Artículo completo en Revista Alimentaria 518

Quizá te interese ver estas noticias relacionadas:

AseBio Green Innovation Forum: así ha sido su primera jornada

Analizan el supermercado en el marco de la ciudad sostenible


Puedes seguirnos


Suscríbete a nuestra revista

Suscripción a 10 números consecutivos de la Revista Alimentaria desde la fecha de la suscripción

portada revista alimentaria Más información

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.Política de Cookies.



Saber más