Primera evaluación completa de un insecto como nuevo alimento

AESAN

15 de enero, 2021


La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado la primera evaluación completa de un producto alimenticio derivado de insectos como nuevo alimento. Concretamente, la evaluación ha sido referida al conocido como gusano de la harina, tanto el insecto completo seco como en forma de polvo (larva Tenebrio molitor).

Las evaluaciones de seguridad realizadas por EFSA son un paso necesario en la regulación de nuevos alimentos, ya que el asesoramiento científico respalda la toma de decisiones tanto nacionales como de la Unión europea que autorizan estos productos para el mercado europeo.

Desde que entró en aplicación el Reglamento sobre nuevos alimentos el 1 de enero de 2018, la EFSA ha recibido un gran volumen de solicitudes que abarcan una amplia variedad de fuentes alimentarias nuevas y tradicionales. Estas incluyen productos a base de hierbas derivados de plantas, alimentos a base de algas y frutas no autóctonas, además de una variedad de variedades de insectos comestibles.

Las aplicaciones de los nuevos alimentos son tan variadas que es necesario disponer de experiencia científica en numerosos campos tales como la nutrición, toxicología, química y microbiología.

Los insectos son organismos complejos, lo cual hace que caracterizar la composición de los productos alimenticios derivados de insectos sea un desafío. Comprender su microbiología es primordial, considerando también que se consume todo el insecto.

Las formulaciones de insectos pueden tener un alto contenido de proteínas, aunque los niveles verdaderos de proteínas pueden sobreestimarse cuando está presente la quitina, un componente principal del exoesqueleto de los insectos. Muchas alergias alimentarias están relacionadas con las proteínas, por lo que es necesario evaluar si el consumo de insectos podría desencadenar alguna reacción alérgica. Estas pueden ser causadas ​​por la sensibilidad de un individuo a las proteínas de insectos, reactividad cruzada con otros alérgenos o alérgenos residuales de los alimentos para insectos.

El siguiente paso, tras la evaluación, es realizar la gestión del riesgo en el Grupo de Trabajo de expertos de la Comisión Europea sobre Nuevos alimentos, donde se debate y elabora un proyecto de norma que posteriormente se debatirá entre las delegaciones de los países. Si hay acuerdo, se someterá a votación en el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos de la Comisión, donde se decide si finalmente se autoriza o no según el resultado de la votación de todos los Estados miembros de la UE.

Solo cuando se publique la norma autorizando la comercialización del Nuevo alimento evaluado (Reglamento de Ejecución) y se actualice la lista de la Unión (Reglamento (UE) 2470/2017), se podrá comercializar en la Unión Europea.

En todo momento, EFSA continuará con la labor de evaluación de las numerosas aplicaciones de los nuevos alimentos que se presenten en la UE. En última instancia, los consumidores pueden elegir lo que comen con confianza, sabiendo que su seguridad se ha verificado minuciosamente.

 

Infórmate aquí sobre cómo puedes suscribirte y enterarte de todo.

 

Quizá te interese ver estas noticias relacionadas:

 

Programa Puebla, una iniciativa para fomentar el futuro del entorno rural en España

#Filomena: los daños provocados en el campo están cubiertos por el seguro agrario

 


Puedes seguirnos


Suscríbete a nuestra revista

Suscripción a 10 números consecutivos de la Revista Alimentaria desde la fecha de la suscripción

portada revista alimentaria Más información

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.Política de Cookies.



Saber más