Día de mercado de la camara agraria

Cámara Agraria

2 de octubre, 2022

Ángela Rojo del Águila, presidenta de la Cámara Agraria de la Comunidad de Madrid.
La iniciativa del Día de Mercado surgió con la finalidad de llevar a cabo una labor permanente de promoción de la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria madrileña

Desde el mes de junio de 2011 la Cámara Agraria viene celebrando el primer sábado de cada mes, en su sede del antiguo Pabellón de Madrid del Recinto Ferial de la Casa de Campo, el DÍA DE MERCADO “MADRID CULTIVA Y PRODUCE”.

La nota distintiva de este peculiar mercado, que fue pionero en los de su género, es que en él participan exclusivamente agricultores, ganaderos, bodegas, almazaras, empresas agroalimentarias y entidades asociativas del sector agrario de la Comunidad de Madrid, que promocionan y venden directamente, sin intermediarios de ningún tipo, sus propios productos.

 

OBJETIVOS

La iniciativa del Día de Mercado surgió con la finalidad de llevar a cabo una labor permanente de promoción de la agricultura, la ganadería y la pequeña industria agroalimentaria madrileña bajo los siguientes parámetros:

Madrid también es campo, y campo productivo.
 

La importante dimensión económica que tiene el Madrid urbano e industrial eclipsa inevitablemente al Madrid rural, en el que también se desarrollan actividades económicas. Los habitantes de las zonas urbanas identifican el campo sólo con el medio ambiente y no con la actividad agraria productiva.

 

La agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria de Madrid, también son excelentes.

El término “excelente” ya está asociado a la imagen de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, normalmente cuando se habla de excelencia se hace referencia a la calidad del sector servicios. Poca gente sabe que en Madrid se cultivan productos de huerta, se produce carne, se elaboran vinos y alimentos, que pueden competir sin ningún complejo con los mejores.

 

Otros precios son posibles.

La percepción de todos los consumidores, sin excepción, es que el precio de los alimentos no para de subir y que la calidad es cara. Sin embargo los agricultores y los ganaderos, a pesar de que producen mejor que nunca, cada vez obtienen menos rentabilidad de sus explotaciones. No todo el mundo es consciente de que la mayor parte del precio que paga por los alimentos que consume no va destinada a quien los produce.

La promoción de los productos agroalimentarios a través de un sistema de venta directa, o de comercialización en circuito corto, es una experiencia que está dando excelentes resultados, ya que el consumidor valora cada vez más los productos de su entorno más cercano que le llegan directamente del productor. Y a ello ha contribuido sin ningún género de duda la iniciativa del Día de Mercado.

La relación directa entre productor y consumidor mejora las rentas de los agricultores y ganaderos, favorece el conocimiento de los pueblos de origen y contribuye al desarrollo de la economía local.

 

Búsqueda de canales alternativos de comercialización.

 La búsqueda de canales alternativos para la comercialización de sus productos es el principal reto al que se enfrentan las pequeñas empresas agrarias y agroalimentarias que, prácticamente sin excepción, manifiestan que su experiencia con las grandes cadenas de distribución y comercialización no es demasiado satisfactoria.

La queja generalizada de las pequeñas empresas agrarias y agroalimentarias es que las grandes cadenas y superficies les imponen su política de fijación de precios, carencia en los pagos, devolución de productos, etc., sin posibilidad alguna de diálogo o negociación. La relación de los pequeños productores con las grandes cadenas de distribución es en la práctica una suerte de “contrato de adhesión” en el que la parte más fuerte impone a la más débil sus propias condiciones.

El “Día de Mercado” de la Cámara Agraria, además de ser un escaparate que ha dado visibilidad a pequeñas empresas agrarias y agroalimentarias madrileñas, ha propiciado que muchos expositores hayan trabado y consolidado, además de relaciones de colaboración comercial entre productores que antes no se conocían entre sí, relaciones directas y más ventajosas con restaurantes, tiendas especializadas y consumidores finales..

En mi opinión, el Día de Mercado de la Cámara Agraria, además de proporcionar visibilidad a las más de doscientas pequeñas empresas que participan habitualmente, está sirviendo para que muchos productores tomen conciencia de que no basta con producir alimentos de calidad, sino que también hay que saber venderlos, lo que a su vez exige implicarse en el proceso de comercialización y, si es posible, en el de transformación de los productos.

Los consumidores también están demandando canales alternativos a las grandes superficies para la compra de productos agroalimentarios y la valoración altamente positiva que el consumidor hace de los productos agroalimentarios artesanales y de proximidad es un factor que juega claramente a favor de las iniciativas de este tipo.

En cada edición participan aproximadamente entre sesenta y sesenta y cinco expositores, teniendo preferencia los productos más primarios, aquellos que no requieren transformación alguna como son los productos hortícolas de temporada de las distintas zonas de huerta de la Comunidad de Madrid (Villa del Prado, Perales de Tajuña, Fuenlabrada, San Martín de la Vega, Villaconejos) y la carne de vacuno, cordero y cabrito de los municipios ganaderos de la Comunidad de Madrid. Pero como lo cierto es que en nuestra Comunidad tenemos de todo, se puede hacer una compra completa en ese espacio reducido donde se lleva a cabo: productos lácteos, aceites, vinos, cerveza, encurtidos, pan, miel, dulces, ahumados de pescado elaborados artesanalmente en nuestra región, café, chocolate, pasta fresca…

Sin haber contado con un sistema de publicidad específico, es innegable que al éxito de la iniciativa ha contribuido particularmente el sistema del “boca a boca”: quien viene una vez suele repetir y lo publicita a familiares y amigos. A día de hoy, además, existe ya un público muy fiel que, de hecho, antes de la hora de apertura forma una cola a la entrada del recinto porque quieren ser los primeros en comprar.

La mayor parte de los visitantes adquiere varios productos, habiendo calado perfectamente el mensaje “ven con tu carrito al mercado porque lo llenarás”.

En resumen, el “Día de Mercado” tiene, pues, una finalidad eminentemente promocional: lo que se pretende es dar a conocer al público los productos agroalimentarios de calidad de la Comunidad de Madrid, fomentar su consumo, suscitar su interés por los pueblos en que se producen y que el consumidor final entre en contacto con los propios productores, demandando sus productos en otros puntos de venta.

Ahora En Portada

TODA LA INFORMACIÓN AGROALIMENTARIA
DE LA COMUNIDAD DE MADRID,
EN TU E-MAIL

Suscríbete a nuestra NEWSLETTER y recibirás las noticias destacadas, reportajes y entrevistas, de la Comunidad de Madrid